Si te sientes perdida y no sabes que hacer...   
Vives todo el día angustiada por el futuro...   
No eres capaz de vivir un día sin sentir miedo o estrés...   
No te gustan los cambios y añoras el pasado...   
Tus relaciones personales, laborales no son lo que quieres...   
Tu espalda, lumbares, rodillas, tu cuerpo se queja...   
¡A qué esperas, déjate acompañar!    

  

 

  

  

Menu

Esta es tu herencia Pincha aquí...

La verdadera sexualidad. Presencia y respiración. Tantra

 

En pleno siglo XXI no hay una educación sexual, cómo tal, ni en los colegios, ni en las instituciones, ni en asociaciones para madres y padres. La única educación sexual existente está centrada en la reproducción, en métodos para evitar enfermedades de contagio y embarazos no deseados.

 

Si miras el ranking de las industrias que más dinero mueven en el mundo, a lo largo de diferentes años entre ellas están negocios relacionados con el sexo: el porno, la prostitución y el tráfico de personas.

 

 

Prostitución: 115.000 millones de dólares anuales.
Pornografía: 97 millones de dólares anuales.

Tráfico de personas: 35.000 billones de euros anuales.

 

 

 

El referente mundial sobre sexualidad es el porno y hasta esta industria está tomando conciencia de la necesidades de educar en sexualidad. En el Salón Erótico de Barcelona 2018, este fue el vídeo promocional.  Porque disponemos de una fuente energética muy potente que es nuestra sexualidad, no la estamos experimentando plenamente y además estamos castrando el deseo en la mujeres de vivir una sexualidad plena.

 

 

No tenemos educación sexual, y los referentes ponen a las partes en posición total de desigualdad, en general ponen a las mujeres en un lugar pasivo y para satisfacer las necesidades sexuales del hombre.

 

Biológicamente el impulso sexual del hombre y la mujer son distintos. Os animo a leer este artículo del Centro de Neurociencias Sociales AC que nos permite revisar que la sexualidad realmente es un encuentro entre dos personas con diferencias no sólo biológicas, culturares, educacionales… una sexualidad sana se basa en encontrar el equilibrio entre las dos partes.

 

 

En los comentarios del artículo, podréis ver algunos de los aspectos en los que está centrada la preocupación sobre sexualidad: en el tamaño, en los orgasmos, en la duración…

 

Vivimos la sexualidad tal y cómo vivimos la vida, desde la mente, programando, planteando un objetivo, un fin, un resultado. Y olvidamos algo muy muy importante nuestro corazón, el amor.

 

Y con ello no quiero decir que para tener relaciones sexuales es necesario tener una relación estable, haber conocido a la otra persona antes, tener intención de establecer una relación. Para nada o si, eso dependerá de cada cual.

 

El amor tal y cómo lo entiendo en estos momentos, simplemente es la capacidad que tenemos para abrir nuestro corazón a lo que está pasando en estos momentos, sin juzgarlo, sin querer cambiarlo, sin querer que sea diferente a cómo es. Y cuanto esto lo sientes con alguien, con el espacio en el que vives, con lo que haces, con lo que miras, entonces estás amando a esa persona, al lugar donde vives, lo que haces. A eso me refería cuando decía que no vivimos nuestra vida y por tanto la sexualidad con amor.

 

Lo que quiero transmitir y en lo que yo siento que es el camino hacia una sexualidad sana, es vivir el encuentro sexual desde el amor, el amor del presente, de la comunicación, de la presencia, desde el respecto, aquí y ahora.

 

Y eso sólo es posible si dejas tu mente, si dejas de centrarte en lo que vas a conseguir, en cómo te vas a sentir cuando consigas el orgasmo, cuando la otra persona lo consiga… para nada.

 

Vivimos nuestra sexualidad, igual que vivimos la vida esfuerzo, lucha, una guerra de poder. Cuando tenemos relaciones sexuales, nuestro cuerpo se va tensando, tensando, las dos partes entran en un vaivén frenético, donde el sistema se acaba colapsando y entonces da lugar al orgasmo "de pico" y luego lo que pensamos que es una profunda relajación no es más que el vacío que sentimos cuando toda la energía se nos ha escapado en el ejercicio gimnástico que hemos realizado y en llevar a nuestro cuerpo al límite. Así vivimos nuestra vida y por tanto nuestra sexualidad. A veces las relaciones sexuales se convierten en una marathon.

 

Porqué esa obsesión por un acto que dura realmente “poco”¿¿ y que te deja vacío.¿¿

 

Porque estamos buscando en la otra persona algo que está realmente dentro de una misma, una parte natural que sabe que la sexualidad es la clave para sacar todo el potencial que hay en en nosotras, en nosotros. Para que sientas el poder interno, tu energía vital que es la energía sexual, el prana, la kundalini.

 

Claro que probablemente no lo vayas a conseguir desde un encuentro de lucha y tensión, cuyo objetivo es la eyaculación, la reproducción… pero no me voy a meter en esta historia ahora… que dará para otro post.

 

LA VERDADERA SEXUALIDAD

 

Es aquella que te llena, que te completa, que te nutre, es una energía expansiva, no explosiva, es una energía en la que realmente sólo tienes que hacer una cosa, es estar presente.

 

Esta sexualidad se produce del encuentro de dos personas o no (según Osho una vez que has vivido el extásis, puedes volver a sentirlo sin necesidad de la otra persona), dispuestas a tener un encuentro de total presencia y consciencia con ellxs mismxs. Un encuentro de dos energías dispuestas a verse, a mirarse, a escucharse, a no interferir, a no provocar más dolor, sino a sanar las heridas producidas en el pasado, vividas, heredadas…

 

La sexualidad que proponen diferentes corrientes filosóficas, muy antiguas, cómo el Tantra, no es moda, ni es algo nuevo, es una verdad que lleva siglos y siglos y que por supuesto no interesa promover.

 

Porque claro, cuando desarrollamos nuestro potencial energético, ya no necesitamos enchufarnos al azúcar, dejamos de sentirnos enfermxs, volvemos a recuperar nuevos vinculo con la naturaleza, dejamos de estar fuera, nos conectamos, de alguna manera despertamos nuestra conciencia de quienes somos y eso genera un cambio en tu vida, en tu entorno, en el sistema.

 

En la verdadera sexualidad, no hay que hacer nada, más que estar, ser y claro… Quién soy¿

Me he definido en relación a lo “bien” que lo hago lo que hago, que decirme ahora que no tengo que hacer nada… pues si… realmente sólo requiere presencia y eso es realmente “complejo” para mentes que están programadas en el hacer, en conseguir. Saber estar en completa presencia, de tu cuerpo, de tu respiración, mirando a la otra persona… pura meditación, es complejo para nuestros hábitos.

 

Sólo tienes que estar presente, y entonces… sucede que tu cuerpo se va relajando, relajando, cada vez más y a medida que se relaja empiezas a sentir como la energía te invade, a veces a ráfagas, empiezas a sentir una sensación de paz y plenitud, de éxtasis, qué se va expandiendo por todo tu cuerpo. Te nutre, te llena, no te vacía y toda esa energía la tienes disponible para hacer todo lo que quieras, en todos los ámbitos de tu vida.

 

Y como todo en la vida, sólo requiere de una cosa, entrenamiento.

 

La sexualidad que entendemos es una sexualidad básicamente genital y totalmente mental, sin embargo la sexualidad tántrica es una sexualidad que engloba todo nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestro corazón, todo nuestro ser, por eso cuando la vives, te recargas.

 

Si queréis descubrir la verdadera sexualidad, la sexualidad de la que nos habla el Tantra y otras disciplinas orientales, puedes empezar leyendo a estos autores, Diana Richardson, David Deida, Osho, aquí os dejo el link de algunos de sus libros.

 

TANTRA, AMOR Y SEXO

SEXO TÁNTRICO PARA HOMBRES 

EN ÍNTIMA COMUNIÓN 

CÓMO DESCUBRIR A DIOS A TRAVES DEL SEXO

EL LIBRO DEL SEXO

TANTRA. ESPIRITUALIDAD Y SEXO 

 

Si algo de lo que aquí has visto, te resuena, no te lo creas, investiga, prueba... que no te lo cuenten, experiméntalo.

 

YA NO PUEDES VOLVER ATRÁS
es el momento de asumir la responsabilidad de ser protagonista de TU VIDA.
 
Quizás pienses que por que soy coach, acompañante, facilitadora... como quieras llamarlo, tendría que tener todos mis programas resueltos, quizás he decidido acompañar a otras personas, porque me he dado cuenta de todos los programas no resueltos que tengo, y en esa búsqueda de herramientas para resolverlos, soltar e ir aprendiendo a ser feliz internamente he decidido acompañar a otras personas para que también lo sean... cada persona, cada cliente, cada experiencia que me encuentro en mi vida es un ejercicio de aprendizaje, de darme cuenta, así que GRACIAS a todxs los que estáis en mi vida, porque de una manera u otra estás contribuyendo a mi crecimiento. 


No te creas nada de lo que te digo, juega, prueba, experimenta, vívelo y decide por ti misma.
 
En el apartado vídeos encontrarás historias que te motivarán, te ayudarán a reflexionar, a mirar de otra manera, y si quieres recibir las entradas de mi blog regístrate y las recibirás cómodamente en tu mail.
Leer más ...

El dolor de encontrar el amor

  • Toda la vida huyendo de ti.
  • Toda la vida no queriendo mirarte.
  • Toda la vida negando que existías.
  • Toda la vida perdiéndome la magia.

 

Toda la vida negando el dolor que había en mi interior, y ahora descubro que detrás de ese dolor sólo hay AMOR. Cuando te permites entrar en el dolor más profundo de tu ser, llegas a un lugar tan intenso, tan grande, tan poderoso que sólo mirando a alguien a los ojos en ese preciso momento, tomas conciencia de tu gran mentira o de tu gran verdad y ya no puedes esconderte más.

 

NO PUEDO MÁS, no puedo seguir escondiéndome más...


no puedo negar quién soy, no puedo ser quién no soy, no puedo engañarme más… no puedo seguir con la máscara, con la mentira, no puedo vivir más ahogando al ser dulce, amoroso, sensible y poderoso que hay dentro de mi.

 

NO PUEDO NO AMAR… eso duele, duele de verdad.


Cuando niegas el amor, niegas la vida, niegas la existencia, te niegas a vivir, a sentir, a reír, a bailar, niegas el momento presente, niegas quién eres.

 

Cuando rechazas tu esencia, tu ser, vagas por la vida intentando alcanzar algo que está dentro de ti, vas por la vida luchando y buscando en los demás, en los resultados aquello que tú misma no te estás permitiendo. Cuando entras en el dolor y dejas que te invada, le das espacio para que tenga lugar, cuando por fin tienes el valor de abrir la puerta, entonces te encuentras a ti misma, cara a cara y resulta tan abrumador, tan desconcertante como hermoso.

 

Allí encuentras tu esencia, te encuentras a ti, encuentras el amor, quizás por primera vez en tu vida.

 

 

Hay un compañero terapeuta que dice: "Que mientras no eres consciente de tus programas no puedes operar con RESPONS(H)ABILIDAD, porque eres víctima, verdugo de tus propios programas", ahora cuando los ves...
 
YA NO PUEDES VOLVER ATRÁS
es el momento de asumir la responsabilidad de ser protagonista de TU VIDA.
 
Quizás pienses que por que soy coach, acompañante, facilitadora... como quieras llamarlo, tendría que tener todos mis programas resueltos, quizás he decidido acompañar a otras personas, porque me he dado cuenta de todos los programas no resueltos que tengo, y en esa búsqueda de herramientas para resolverlos, soltar e ir aprendiendo a ser feliz internamente he decidido acompañar a otras personas para que también lo sean... cada persona, cada cliente, cada experiencia que me encuentro en mi vida es un ejercicio de aprendizaje, de darme cuenta, así que GRACIAS a todxs los que estáis en mi vida, porque de una manera u otra estás contribuyendo a mi crecimiento. 


No te creas nada de lo que te digo, juega, prueba, experimenta, vívelo y decide por ti misma.
 
En el apartado vídeos encontrarás historias que te motivarán, te ayudarán a reflexionar, a mirar de otra manera, y si quieres recibir las entradas de mi blog regístrate y las recibirás cómodamente en tu mail.

 

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

BILBAO Particular de Costa, 8-10 4º
BARCELONA Próximamente...
DURANGO Juan de Olazarán, 9
+ 34 609 432 948  |  Cita Previa
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.