Comienza una nueva etapa, una nueva década
y es momento de dejar atrás lo que nos impide avanzar.
Doy gracias al espejodelcoaching y a ti
por las experiencias y aprendizajes realizados.
Ha llegado el momento de decir adiós a lo viejo
y dar la bienvenida a lo nuevo.

 

Sin máscaras, sin etiquetas, estoy en isabelsantiago.es

Menu

Esta es tu herencia Pincha aquí...

Los 7 hábitos para ser feliz

Mario Alonso Puig habla de SECRETOS, yo hablo de hábitos...

Y es algo que lo estás realizando sin ser consciente, probablemente lo usas poco o lo usas mal, si quieres ser feliz o más feliz úsalo o úsalo más, así de simple, así de fácil.

 

Si quieres cambios en tu vida,

haz cosas que te saquen de

tu ZONA DE CONFORT,

la clave PRACTICAR, ENTRENAR,

no hay más "secreto".

 

SÉPTIMO HÁBITO para ser feliz.

AMA Y COMPARTE




Es cuestión de salud, ser amable, compartir alarga la calidad de tu vida y la de los demás... ¿a qué esperas?

 

SEXTO HÁBITO para ser feliz.


DUERME 8 HORAS



Los estudios hablan por si solos, dormir menos y más de 8 horas acorta la vida ¿A qué dedicas el tiempo de sueño? ¿Ver la tele?
¿Discutir? Descansa, tu cuerpo necesita recargar pilas para estar al 200%.

 

QUINTO HÁBITO para ser feliz.


ES POSIBLE: sueña, imagina y crea.



Si lo puedes imaginar lo puedes crear. Todo es cuestión de entrenamiento, 5 minutos al día durante 21 días.
La visualización, es el uso de la imaginación que cambia nuestro estado emocional y las conexiones neuronales que permiten desarrollar nuestro potencial.

Confianza, serenidad, aplomo... de que el objetivo no es el resultado que obtienes, sino el desarrollo del potencial que necesitas para ser la persona que quieres ser.

 

CUARTO HÁBITO para ser feliz.


AGRADECE



Deja el ruido interior, el resentimiento y la frustación... toma perspectiva.

Agradecer y valorar obliga a tu atención a centrarse en algo radicalmente distinto.

Lo mejor acostarse dando gracias por todo lo bueno que hemos vivido hoy y levantarse dando las gracias por todo lo bueno que nos va a suceder.

Enfócate en las cosas buenas que tiene tu vida.

 

TERCERO HÁBITO para ser feliz.


LIBÉRATE



Día a día acumulas estrés y tu cuerpo se va resintiendo... algunos hacemos deporte, otros escuchan música, hacen manualidades, bailan...

Por si te pilla el toro y quieres relajarte en un momento puntual, aquí tienes ideas rápidas:

1. Realiza 10 respiraciones amplias y profundas varias veces a lo largo del día.
2. Cierra los puños y ténsalos intensamente, luego suelta.
3. Camina intensamente durante 10 minutos.
4. Escribe tus sentimientos negativos en una hoja pequeña, arrúgala, tírala, rómpela, quémala...
5. Escribe en el móvil sentimientos positivos que quieres vivir y recuérdalos 4 veces al día.

¿La clave? Soltar y recordar donde quieres estar, la respiración nos sitúa en el aquí y ahora.

 

SEGUNDO HÁBITO para ser feliz.


CUIDA TU CONVERSACIÓN INTERNA.



El mayor enemigo somos nosotr@s mism@s, así que cuando tomes conciencia de que te estás saboteando, sabotea a tu saboteador(a).

Cambia el mensaje, cambia tu cuerpo, relativiza, toma distancia... sonríe.

Soy torpe vs Si no me fijo tropiezo, me fijaré más.
Soy una ingenua vs Voy a aprender a saber en quién confiar y en quien no.
No valgo para nada vs A veces no obtengo los resultados que quiero, he de tener paciencia.

 

PRIMER HÁBITO para ser feliz.


SONRÍE

Sonríe, ante la adversidad, ante los disgustos, ante un comentario desafortunado.

Sonríe, cambiar tu cuerpo cambia tu mente, cambia tu estado emocional.

Regálate el derecho a sonreir, que nada ni nadie te lo quite.

 

carteles africa desmotivaciones

 Tú ves pobreza dejas de sonreir y miras para otro lado, ellos viven, te ven y sonríen.

¿Quién tiene más probreza?

 

 

Yo sé que TÚ sola(o) PUEDES, ahora recuerda que no estás sola(o),
yo te puedo hacer el camino más fácil, más rápido y acompañada(o).


No te creas nada de lo que te digo, sólo juega, prueba, experimenta, vívelo y decide por ti misma(o).

 

En el apartado VÍDEOS podrás encontrar historias que te motivarán, te ayudarán a reflexionar, a mirar de otra manera, y si quieres recibir las entradas de mi blog regístrate y las recibirás cómodamente en tu mail.

Leer más ...

Recuperar la energía

Urkiola Focaliza en la Belleza y Recupera Energía

 

Buenos días, quería hablaros del día de ayer.

Comenzó a las 05:45 de la mañana cuando saqué a mi perro a pasear, después de 20 min por el maravilloso jardín de La Marquesa, escuchando los pájaros sonar, volvimos a casa.

A eso de las 06:30 después de desayunar, un par de tostadas y un té, comencé a preparar la documentación para la presentación que iba a realizar al mediodia en el centro Jania en Bilbao a los 20 socios y socias que iban a acudir de la Asociación Arbigi a la que pertenezco.

Un sobre con papeles en blanco, un cuestionario de preguntas para reflexionar y plantearnos donde queremos estar dentro de 5 años, una solicitud de contactos con regalo incluido de 1h 30' de conversación de coaching gratis y una de mis divertidas tarjetas.

Los encuentros de Asociación Arbigi están muy bien pensados, quedamos al mediodía, nos conocemos, aprendemos que hace el resto de los socios y socias, comemos y aprovechamos para hacer networking.

Así como "presentadora" del evento esa mañana iba a preparar el "catering" para las 20 personas que iban a acudir, después de haber dado vueltas al menú, pensando en el espacio, en la organización, en el tiempo y por supuesto también pensando en agradar a mis "invitadoas(os)" y con 10 min de retraso respecto a la planning a las 09:10 bajé al supermercado debajo de mi casa y me aprovisioné de todo lo que había planeado, con cambios incluidos ya que la improvisación y la flexibiidad es algo fundamental para sobrevivir. Subí a casa y preparé las 3 variedades de sandwich que había pensado: el clásico mixto, otro de paté y la improvisación de queso philadelphia + ketchup. Nachos, aceitunos, maíces... las bebidas había decidido comprarlas en Bilbao sería mucho más cómodo.

Quería estar con tiempo en el centro Jania para preparar las sillas, el catering, etc... así que iba a coger el tren de las 11:00 en el desayuno hablando del plan del día, Rafa no tenía claro que hubiera tren a esa hora y gracia a él tuve tiempo de buscar opciones como el autobús. Claro que era más pronto... ahora imaginaros que hubiera sido si llego a la estación y media hora de retraso... todo se hubiera ido al traste, media hora... no me iba a dar tiempo, que locura, como me puede pasar esto a mi....

Hace años esa hubiera sido la típica imagen de cuando pierdes el autobús, el tren, o cualquier cosa, desproticar, hablar de justicia, hablar de lo pequeñita que soy... gracias al camino que comenzó a definirse más claramente hace 4 años, asumo la responsabilidad de las cosas que suceden en mi vida.

Si no llegas a tiempo, es que no has salido con suficiente antelación.

Si no hay tren a la hora que suponías, es que no has mirado los horarios.

Si no hay el queso que estás buscando, es que no has ido al supermercado adecuado.


¿Y sabéis qué? Este planteamiento puede que os invite a pensar que "carga".... sin embargo es todo lo contrario porque si sólo depende de mi, puedo cambiarlo.

Puedo decidir salir antes, puedo elegir mirar los horarios, puedo adelantarme un par de días antes y mirar en diferentes supermercados.

¿Con que fin? Con el fin de que las cosas sucedan como tú quieres que sucedan.

A veces las cosas no salen como las planeas, es muy probable porque no has tenido todos los factores en cuenta.

Así que el crecimiento y desarrollo personal no es otra cosa más que la capacidad de mirar con mayor amplitud, para obtener más información y por tanto tomar decisiones más acertadas.

Ya con todos los sandwiches montados, el portátil, el bolso cojo el autobús y llego a Jania, no estaba el portero. ¿Qué hago? Espero 5 min... doy una vuelta por la calle, no veo a nadie... llamo a Ana me describe al portero y así le puedo reconocer, ir donde él, identificarme y perdirle las llaves. Tropezón solucionado.

Subo al centro, voy a la sala pequeña, empiezo a organizar las sillas, el portatíl.... ¿el proyector? ¿donde está el proyector? en Berriz.

Bien, os puedo asegurar que podía haberme invadido un pánico atroz derivado de un montón de pensamientos:

¿Cómo voy a hacer ahora la presentación? Así no puedo, es imposible, vaya cagada, ¿cómo me he podido olvidar?

Sin embargo, me centro en el aquí y en el ahora, en la realidad presente y me digo...

¿y...?

Tu presentación, el valor de tu presentación está en verla en gran tamaño o ¿en lo que tú puedes aportar?

Elijo que mi poder siga dentro de mi, me centro en mi misma, refuerzo mi confianza y sigo con la organización.

Termino de preparar, voy a por las bebidas, las servilletas y cuando por fin me siento en una de las sillas para centrarme quedan 10 minutos para que acuda el primer asistente.

Genial 10 minutos para respirar, para centrarme, y recibir a mis compañeras y compañeros de Asociación Arbigi con una gran sonrisa, y a por todas.

Claro está que sólo algunas(os) son puntuales, claro que algunas(os) empiezan cuando tú ya llevas 15 minutos de presentación

¿y...?

¿Puedes cambiar esa realidad? No, lo gestionas para que cada persona que se incorpore vaya cogiendo el hilo y ya está.

Y es que la flexibilidad, la gestión, la aceptación de lo que no puedes cambiar te da poder y no te quita energía. Qué es el título de esta entrada.

¿Cómo podemos recuperar energía?

Recuperando nuestro poder y centrándonos en aquellas cosas que si dependen de nosotras(os).

La energía no desparece, simplemente la dejas en otras cosas, en el servicio de trenes, en el conductor del autobús, en tu "mala" cabeza...

Cuando aceptas lo que no puedes cambiar y haces todo lo posible por lo que si, vuelves a recuperar tu energía.

Así que lo que te invito es a pensar

¿Donde estoy dejando yo mi energía, mi poder?

¿En que personas, en que cosas, en que situaciones?

¿Qué voy a hacer para recuperarla?

 

Yo sé que TÚ sola(o) PUEDES, ahora recuerda que no estás sola(o),
yo te puedo hacer el camino más fácil, más rápido y acompañada(o).

 

Leer más ...

Afilar la sierra

Alguien me ha regalado hoy volverme acordar de esta maravillosa metáfora, de la que normalmente nos olvidamos.

Estamos tan ocupadas(os) del día a día, que nos olvidamos de cuidarnos, nos olvidamos de la importancia de leer, de la importancia de comer sano, de la importancia de descansar, de regalarnos el espacio suficiente para cargar pilas, para renovarnos internamente.... lo importante es avanzar, avanzar, avanzar, cueste lo que cueste... y nos olvidamos que si no recargamos pilas, sino alimentamos nuestro cuerpo, nuestra alma, nuestra energía acabará agotándose, acabaremos enfermando.

Tiramos hacia delante con todos
los DEBEMOS, TENEMOS QUE
y nos olvidamos de lo que QUEREMOS

perdemos de vista nuestro objetivo real, perdemos de vista las cosas que realmente nos permiten alcanzar esos objetivos.

Así que ya que me han hecho este precioso regalo, voy a compartirlo con vosotras(os) y espero que os ayude a tomar conciencia de las cosas que no estáis haciendo para tener

una vida más feliz con mucho menos esfuerzo.

 

Afilar la sierra es uno de los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, libro que os recomiendo leer.

Trabajo que a veces olvidamos y que yo os puedo ayudar a retomar.
Este es un buen comienzo, para darte cuenta que

NO ESTÁS AFILANDO LA SIERRA


Iba a incluir una foto de un leñador, cuando he pensado ¿y porque no de una leñadora? ciertamente tanto hombres como mujeres hemos de practicar el ejercicio de afilar la sierra en todas las áreas de nuestra vida, o al menos en las más importantes. Y he decidido no incluir ninguna ya que en el buscador o me aparecían camisetas a cuadros para mujeres o mujeres con poca ropa y un hacha. Así que he decidido no incluir la foto.


 

El Leñador Tenaz

"Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera.
El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.

El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque.
El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar.
En un solo día cortó dieciocho árboles.
-Te felicito, le dijo el capataz. Sigue así. Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano.

A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.
-Debo estar cansado, pensó. Y decidió acostarse con la puesta de sol.
Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad.

Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.

Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.

El capataz le preguntó:
-¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?.
-¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar. He estado demasiado ocupado talando árboles."

*Historia extraida del libro "Déjame que te cuente" de Jorge Bucay


Yo sé que TÚ sola(o) PUEDES, ahora recuerda que no estás sola(o),
yo te puedo hacer el camino más fácil, más rápido y acompañada(o).

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
BILBAO Particular de Costa, 8-10 4º |  DURANGO Juan de Olazarán, 9
 
Cita Previa  |  + 34 609 432 948  |  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.