Comienza una nueva etapa, una nueva década
y es momento de dejar atrás lo que nos impide avanzar.
Doy gracias al espejodelcoaching y a ti
por las experiencias y aprendizajes realizados.
Ha llegado el momento de decir adiós a lo viejo
y dar la bienvenida a lo nuevo.

 

Sin máscaras, sin etiquetas, estoy en isabelsantiago.es

Menu

Esta es tu herencia Pincha aquí...

Retroalimentación, lo que uno(a) no ve.

Nos han educado en la exigencia, en hacer las cosas perfectas, siempre. Y como eso no es posible, cuando nos equivocamos, cuando hacemos algo mal, lo ocultamos, miramos para otro lado, desviamos la atención hacia otra parte para que los otros(as) no se den cuenta de nuestro error.

De la misma manera cuando alguien nos quiere decir como mejorar, lo escuchamos como una crítica y así jamás creceremos.

La retroalimentación es un arte, el arte de darla y el arte de recibirla. El feedback es la oportunidad que nos está dando la otra persona para ver lo que nosotros(as) no somos capaces de ver por nosotros(as) mismos(as) ya que su perspectiva es distinta a la nuestra.

Es un regalo, podemos cogerlo o no, es una oportunidad para ampliar nuestra mirada, una oportunidad también para saber desde donde está mirando el otro(a).

Para dar y recibir retroalimentación es interesante generar el contexto, crear el clima adecuado para darlo y recibirlo.

Lo interesante de la retroalimentación es lo importante que resulta hacerlo adecuadamente para mejorar tus relaciones, da igual el ámbito en el que te muevas, tanto personal, como profesional, amistades, familia... de ello habla este vídeo de Stanford de casi 5 minutos.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba
BILBAO Particular de Costa, 8-10 4º |  DURANGO Juan de Olazarán, 9
 
Cita Previa  |  + 34 609 432 948  |  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.